JEANNETTE CAMPBELL, PRIMERA MEDALLISTA OLÍMPICA LATINOAMERICANA

Campbell-podio
La argentina obtuvo la medalla de plata en los 100m libre en la Olimpíada de Berlín 1936. (Foto: Cortesía)

Adrián Mengana Martínez (Prensa Latina)

El 10 de agosto de 1936, las 20 mil personas que colman la piscina del Reichsportfeld en Berlín aguardan la final olímpica de los 100 metros libres, una nadadora argentina Jeanette Campbell acapara la expectación y la simpatía.

Frente al cubo de partida, la sudamericana, ganadora de la ronda preliminar y semifinal, trata de dominar sus nervios y escucha de lejos la voz de su entrenador Juan Carlos Borras. El juez llama a sus marcas y suena el disparo.

Campbell reacciona tarde y entra séptima al agua, sin embargo, con su excelente preparación y estilo pasa al tercer lugar a la altura de los 25 metros y da la vuelta en el primer lugar, junto a la alemana Gisela Arendt.

Luego aventaja a la germana para enfrentar la recta final, pero la holandesa Rita Mastenbroeck inicia un poderoso ataque y le empieza a dar batalla, la sudamericana lucha y conserva la punta hasta los 85 metros.

Campbell se entrega brazada a brazada ante una Mastenbroeck, que en los últimos cinco metros aprovecha su enorme fuerza y resistencia física para sacarle una pequeña diferencia de cinco décimas.

Campbell fue la primera mujer latinoamericana en subirse al podio olímpico. (Foto: Cortesía)

Ante un público que aplaude de pie, la europea gana el título y la argentina alcanza la plata, para convertirse en la primera mujer latinoamericana en lograr una medalla en la historia de las Olimpiadas.

La sencilla ondina argentina, elegida por todos como la Reina de la Belleza en la cita estival berlinesa, logra un tiempo de 1.06.04 minutos, un registro que se mantuvo como récord sudamericano durtante 28 años.

Campbell nació el 8 de marzo de 1916 en la ciudad de Bayona, al sur de Francia, durante un viaje de sus padres a Europa.

Con solo seis años, la nadadora argentina dio sus primeras brazadas, en el Belgrado Athletic Club de Buenos Aires, inspirada por su hermana mayor Dorothy, quien se entrenaba en la instalación y que llegó a ser campeona nacional.

Campbell también fue la primera mujer argentina en participar en unos Juegos Olímpicos. (Foto: Cortesía)

Gracias a su gran amor a la disciplina y enorme talento, Campbell conquistó en 1932, con tan sólo 16 años, el título en el Campeonato argentino, donde implantó un récord para su país.

Su primer resultado de relevancia lo rubricó en 1935, en el Sudamericano de Río de Janeiro, donde ganó tres títulos, con tres primados nacionales e igual número sudamericanos, actuación que le permitió integrar la delegación argentina a la Olimpiada de Berlín 1936.

La bella ondina se convirtió en la primera mujer argentina en integrar una comitiva al evento cumbre del deporte mundial y la única que formó parte del equipo de su nación.

En Berlín, Campbell debutó por todo lo alto ganó la ronda eliminatoria, con tiempo de 1.06.08 minutos (récord para su nación) y superó a Arendt, la campeona alemana.

El segundo escollo lo tuvo en las semifinales ante la holandesa Willie den Ouden, la recordista mundial y máxima candidata al oro en la cita estival, la argentina nadó con facilidad los primeros 75 metros y remató en los 25 finales, para doblegar a la europea, con una marca nacional y sudamericana de 1.06.06 minutos.

Un día después enfrentó el reto de la final, con espíritu de victoria y su depurada técnica, para ganar la presea de plata e inscribir con letras doradas su nombre en el firmamento olímpico y del deporte latinoamericano.

Luego de seducir a la afición alemana con su humildad y gracia, Campbell conquistó dos preseas de oro y una plateada en el Campeonato Sudamericano de Montevideo 1937, donde sufre la tercera y última derrota de su carrera deportiva, a la que puso fin en 1941.

En el brillante palmarés de Campbell figuraron 12 títulos sudamericanos y 13 argentinos, además de 12 récords para la región y más de 20 nacionales.

Convertida en un ídolo del deporte argentino, la ondina tuvo el honor de ser la abanderada de su delegación a los Juegos Olímpicos de Tokío y en 1991 fue exaltada al Salón de la Fama de la Natación.

Campbell falleció el 15 de enero del 2003, en la capital de Buenos Aires, rodeada del respeto y admiración del pueblo argentino, conocedor de sus proezas deportivas y enorme sencillez.

Edición y leyendas: Academia de Natación Parque Central.

Ver publicación original en bolpress.com

Anuncios