RUTINA DE NATACIÓN PARA PRINCIPIANTES

El entrenamiento de los principiantes debe concentrarse en mejorar la posición del cuerpo, el movimiento de brazos y el batido de piernas.

Tomás Bisoñó

Has decidido lanzarte a la pileta porque deseas realizar una actividad que proporcione beneficios para tu salud. Indagaste con amigos y familiares, quienes te convencieron de que la natación es el mejor deporte para lograr ese objetivo. Compras la ropa de baño y el equipamiento. Llegas a la piscina y te dispones a iniciar a nadar, pero no tienes mucha experiencia y no sabes por donde empezar.

¿Qué es lo primero que debes considerar?

Mucho antes de que vayas a ejecutar la primera brazada, lo primero que debes hacer es confirmar con tu médico si gozas de buena salud para realizar actividad física. La natación puede ser el deporte que menos impacto ofrece a sus practicantes, pero exige mucho al sistema cardiovascular, en especial cuando se inicia en él.

EQUIPAMIENTO NECESARIO

Iniciadas tus sesiones en la alberca muchas personas empezaran a ofrecer su opinión sobre qué y cuál equipo adquirir para el uso durante tus practicas. Lo único que necesitas durante este período de aprendizaje es tu ropa de baño, un gorro y unos lentes para nadar.

También recomiendo el uso de un snorkel para nadadores y un par de aletas (chapaletas), que facilitarán el aprendizaje de algunas habilidades básicas.

Existen decenas de dispositivos utilizados por nadadores de todos los niveles, muchos de los cuales son completamente innecesarios para nadadores principiantes.

ENTRENAMIENTO

Todo entrenamiento, sin importar el nivel, debe ser precedido de un calentamiento en seco, al que llamaremos calentamiento dinámico, finalizado el cual, podemos empezar con el entrenamiento en la piscina.

Éste debe contener por lo menos cuatro partes:

  • Un corto período de calentamiento en el agua, para ir activando los músculos necesarios para la natación.
  • Un período de ejercicio moderado, donde intentamos elevar un poco el ritmo cardíaco, activando de manera simultánea el sistema respiratorio.
  • El trabajo principal de la sesión debe concentrar esfuerzos en los aspectos principales que queremos aprender: una posición del cuerpo adecuada, el movimiento de brazos correcto o el batido de piernas.
  • Finalmente, realizamos un corto período de enfriamiento o afloje para aliviar cualquier tensión muscular y regresar la frecuencia cardíaca a sus niveles normales.

ESTIRAMIENTOS

Para lograr efectos de entrenamiento que ayuden a un aprendizaje acelerado, siempre prescribo un corto período de estiramiento después de finalizada la sesión. Estos estiramientos son fundamentales para evitar lesiones que pueden yacer latentes por posible rigidez muscular.

Asimismo, una adecuada rutina de estiramientos postentrenamiento puede ayudar a disipar ácido láctico acumulado durante la sesión. Finalmente, estirar nuestros músculos puede contribuir a aumentar la sensación de bienestar que experimentamos después de ejercitarnos.

Extracto del artículo publicado por Entrenamiento.com

Edición: Academia de Natación Parque Central

Anuncios